Las 15 plazas más bonitas de Roma

Por algo la llaman la Ciudad Eterna. En sus calles se respira historia y su arquitectura es el reflejo de un tiempo que parece haberse detenido en otra época. Roma, la carismática capital de Italia, bombea vida en cada una de sus arterias adoquinada y especialmente en sus plazas.

Para recorrerlas con la calma que se merecen te harán falta varios días de visita. Si no quieres perderte las imprescindibles, aquí tienes un listado con las plazas de Roma más bonitas y encantadoras

Las 15 plazas de Roma que no debes perderte en tu viaje

Plaza Navona

1. Plaza Navona

Tres imponentes fuentes decoran el centro de esta plaza barroca en la que hace dos mil años se celebraban competiciones atléticas (de ahí su peculiar forma rectangular). En la actualidad la Plaza Navona es el punto de encuentro de artistas callejeros, vendedores ambulantes y turistas. Una pintoresca plaza al abrigo de destacados edificios como el Palacio Panfili o la iglesia de Santa Agnese in Agone y rodeada de cafés y restaurantes con ambiente típico italiano.

2. Campo dei Fiori

Tanto las mañanas como las noches tienen un ritmo animado en este pequeño rincón del barrio Parione. Por el día, la plaza de Campo de Fiori acoge un pintoresco mercado de frutas y verduras muy popular entre los romanos. Por la noche (especialmente los fines de semana) es el lugar escogido por los jóvenes capitalinos para beberse una cerveza sentados en el pavimento o tomar algo y comer en alguno de los establecimientos que bordean la plaza.

Piazza del Popolo

3. Piazza del Popolo

La Plaza del Pueblo siempre ocupó un lugar destacado en la vida de Roma. Si en la Antigüedad fue utilizada como escenario de multitudinarias ejecuciones, actualmente es el lugar en el que se congregan los romanos durante sus protestas ciudadanas. Aparte de eso, esta plaza mantiene su carácter lúdico y es también el emplazamiento de conciertos y representaciones teatrales. Uno de sus elementos más representativos es el obelisco egipcio en honor a Ramsés II que se erige en el centro de la plaza y que sirve como punto de referencia a quienes transitan por la Vía del Corso, la calle comercial más importante de la ciudad.

Reserva el mejor Free Tour de Roma y descubre los secretos de sus monumentos más conocidos.

4. Plaza del Campidoglio

En los orígenes de la ciudad esta plaza de Roma fue el lugar elegido para la construcción del templo de Júpiter, el dios supremo de la mitología romana. No en vano, esta era la más sagrada de las siete colinas sobre las que se erigió la ciudad originaria. En el siglo XVI Miguel Ángel diseñó la que sería la primera plaza moderna de Roma aunque no llegaría a ver su obra concluida. En su actual configuración los Museos Capitolinos y el Ayuntamiento ocupan tres de los márgenes de la plaza en cuyo centro se ubica una reproducción de la estatua de Marco Aurelio (la original está dentro de los museos).

Plaza de España Roma

5. Plaza de España

Franceses y españoles se disputaron el protagonismo en esta plaza cuya monumental escalinata es utilizada por cientos de romanos a lo largo del año para hacerse sus fotos de boda, especialmente durante el verano cuando esta es decorada con coloridas composiciones florales. Finalmente fueron los españoles los que se hicieron con el domino de la plaza, motivo por el que recibe este nombre, además de porque aquí se ubica el Palacio de España (actual embajada). Al pie de la escalinata se encuentra la Fuente de la Barcaza, la obra de Bernini inspirada en unas graves inundaciones que afectaron a gran parte de la ciudad. Desde aquí parte la Vía Condotti en la que se concentran importantes tiendas de alta costura.

6. Plaza Barberini

El cardenal Francisco Barberini ordenó la construcción de esta plaza en 1625, justo al lado del Palacio Barberini que actualmente alberga la Galería Nacional de Arte Antiguo. Se trata de una plaza de aspecto señorial presidida por la Fuente del Tritón (obra de Bernini) en la que dicho dios aparece representado con una caracola entre las manos de la que hace brotar el agua. La Fuente de las Abejas ocupa un lugar secundario pero está dotada de gran simbolismo ya que la abeja es el emblema de la familia Barberini.

Plaza del Vaticano

7. Plaza de San Pedro

La plaza de Roma más representativa del catolicismo se encuentra sobre los terrenos del Vaticano. Su diseño y decoración son obra de Bernini: dos columnatas semicirculares en torno al excepcional obelisco que Calígula trajo desde Egipto en 1586. Un total de 140 estatuas realizadas por los discípulos de Gian Lorenzo Bernini coronan esta magnífica obra arquitectónica. Aquí se congregan miles de fieles durante las liturgias más destacadas así como los domingos a mediodía, cuando desde su ventana el Papa se asoma a la plaza para bendecir a los peregrinos y rezar con ellos el Ángelus.

8. Plaza de la Minerva

En el ajetreo de esta ciudad incombustible aún quedan lugares en los que disfrutar más pausadamente de la vida romana. Un ejemplo es esta recogida plaza en la que Bernini dejó su impronta de una manera muy original: el obelisco más pequeño de Roma (no alcanza los 5 metros de altura) asentado sobre el lomo de un elefante. La plaza debe su nombre a la diosa Minerva, cuyo templo se ubicaba en la que hoy es la iglesia de Santa María. Como apunte curioso, en este templo se encuentran los restos de la patrona de Europa, Santa Catalina de Siena.

Plazas de roma

9. Plaza de Santa María en Trastevere

El barrio del Trastevere se ubica al otro lado del río Tíber, al que debe su nombre (del latín trans Tiberis, “Tras el Tíber”). Es una zona de gran actividad en la que convive la Roma más tradicional con la más alternativa y probablemente la mejor opción para una cena con auténtico sabor italiano y a precios más que razonables. Esta Plaza de Roma está presidida por la iglesia de Santa María en Trastevere cuya fachada aún conserva en la parte superior un hermoso mosaico del siglo XIII.

10. Plaza Colonna

En el transcurso de la popular Vía del Corso el caminante se encuentra de repente con esta plaza rectangular en la que se rinden honores al emperador Marco Aurelio. Este fue el lugar elegido tras su muerte en el año 193 para colocar la majestuosa columna de mármol que hoy preside el recinto enmarcado por el Palacio Chigi (sede del Gobierno italiano) la iglesia de San Bartolomeo y el Palacio Ferraioli.

 

11. Plaza del Quirinale

Desde el punto de vista político la Plaza del Quirinale es la protagonista de los cambios más relevantes del Estado italiano. Aquí se encuentra el Palacio del Quirinale, que antes de convertirse en la residencia oficial del Presidente de la República fue residencia estival de los papas y sede de la monarquía. Varios conjuntos escultóricos decoran el interior de la plaza donde diariamente a las 15:00 horas se puede presenciar la ceremonia de cambio de guardia. Puesto que la plaza se encuentra en la colina más alta de Roma, desde aquí se tienen unas excelentes vistas de la ciudad.

Plaza Quirinale Roma

12. Plaza de la República

En una de las zonas más señoriales de Roma y muy cerca de la estación de Términi se encuentra esta transitada plaza circular construida después de que Roma adquiriera la capitalidad de Italia. Se trata de una rotonda en cuyo centro se alza la Fuente de las Náyades, cuatro ninfas desnudas que sustituyen a los cuatro leones originales y que representan el agua.

13. Piazza della Rotonda

Cómprate un helado artesanal y siéntate en los peldaños de la popular Fuente del Delfín para deleitarte contemplando la majestuosidad de este conjunto arquitectónico. La Piazza della Rotonda es el punto en el que confluyen una serie de coquetas callejuelas para sorprender al viajero con una estampa mundialmente conocida: el Panteón de Agripa. Merece la pena una visita nocturna a este lugar ya que la tenue iluminación hace que la plaza y el Panteón adquieran un halo de magia y romanticismo.

14. Piazza di Pietra

La sobria explanada que define la planta rectangular de esta plaza únicamente se ve sorprendida por la señorial fachada del que fuera el Templo de Adriano (actual Cámara de Comercio). De las 13 columnas corintias originales que sostenían esta parte de la construcción todavía se conservan 11. Estas vértebras pétreas que se erigen en el lado septentrional de la plaza alcanzan los 15 metros de altura y se sostienen sobre podios de 4 metros provocando en el viajero una repentina sensación de pequeñez frente a la majestuosidad del conjunto.

Plaza Venecia de Roma

15. Piazza Venezia

Por su particular arquitectura, el controvertido monumento en honor a Vittorio Emanuele II que preside la plaza más caótica de Roma es cariñosamente conocido por los romanos como “La máquina de escribir”. Muchos edificios de los alrededores tuvieron que ser destruidos para poder trasladar hasta aquí los grandes bloques de piedra que conforman su imponente figura y la Plaza Venecia, una de las últimas plazas renacentistas de la ciudad, se vio seriamente afectada por estas obras acometidas a comienzos del siglo XX.

Polémicas aparte, la plaza es conocida porque desde este monumento Benito Musolini pronuncio la mayoría de sus discursos incendiarios y porque es aquí donde se ubica la sepultura del “soldado desconocido” en honor a la memoria de los combatientes que perdieron la vida durante la I Guerra Mundial y cuyos cuerpos no fueron identificados.